viernes, 11 de agosto de 2017

Miserias Patagónicas


Vivir perdidos en las calles de la naturaleza. Ante todo, perplejos e ínfimos personajes convertidos en ciudadanos usando el frenesí progresivo del cosmos, lo que queda es rezar porque es conmovedor, y el negocio de los afectos humanos es una genuina excusa para dialogar con otros seres atormentados.

No hay comentarios: