martes, 11 de julio de 2017

Miserias Patagónicas





Efectuado ese almuerzo, en la periferia de la ciudad sureña, una conversación suscita un proyecto de pensamiento planetario, a través de la cual irrumpió una duda punzante pero de buenos modales, hacer de la gula algo sublime. En consecuencia, pensar por cuenta propia y sin el libreto de la escuela, muy revolucionario. 

No hay comentarios: