lunes, 24 de julio de 2017

Miserias Patagónicas



Transcurren los días sin que nadie cuestione. Con sus locuras repentinas, poco a poco la captación inmediata del cuerpo presente genera la excusa perfecta  para recordar el epílogo del amor de una calle, envejeció con inequívoca conmoción. Ésta jamás se centró en el problema, porque, miró más allá de sus temores o perezas, y encontró la solución. 

No hay comentarios: