martes, 11 de julio de 2017

Miserias Patagónicas





La maravilla de los ecos generacionales. Desde la cual nadie puede excluirse del árbol de la vida, ni siquiera un árbol inexperto en las calles de una comuna cualquiera. Debido a que, muchas veces, la existencia humana puede construir su epifanía súbitamente sorprendente. Desde donde, nuestros miedos más atávicos, pueden verse mitigados solicitando unos espressos dobles. 

No hay comentarios: