domingo, 23 de julio de 2017

Miserias Patagónicas




Nadie sabía para quién trabajaba, si bien el día ayudó a depurar miserias, nadie señaló el tiempo cronológico de la estupidez humana. Pero continuaba nuestro amigo anónimo fluyendo para tener la sublime redención de un niño preguntando. Porque preguntar es seducir los entresijos del alma humana.

No hay comentarios: