martes, 11 de julio de 2017

Miserias Patagónicas




Un día en otro Lago sin nombre. Era alguien proclive a sanarse mediante reflexiones de burdel con WI-FI.  Por lo que hemos averiguado, al enterarse de la perpetua sorpresa de existir, no hubo más Cafés Macchiato. Porque hay un bípedo que eligió un Café Mocca con endulzante.

No hay comentarios: