sábado, 10 de junio de 2017

Miserias Patagónicas

respeta el sufrimiento ajeno de una lágrima que aparece en un ser humano algo pie plano, suspende el juicio ante las preguntas provenientes de la religión secular Google y nihiliza el diagnóstico médico de una conversación con el viento del Lago Llanquihue. 

No hay comentarios: