sábado, 10 de junio de 2017

Miserias Patagónicas


La vida misma es apreciada por el turista, porque ella suele golpear en su rostro y a la vez en sus testículos, sin lo cual no habría viajes silenciosos, aunque son sus huellas de nacimiento, que capta la experiencia inmediata de lo percibido por los otros cómplices lacustres. Se olvida lo dialógico para enfocarse en sus elocuentes silencios de Café Italiano Doppio.

No hay comentarios: