sábado, 10 de junio de 2017

Miserias Patagónicas

delirando con la música de Pink Floyd en el segundo piso de su hogar, cambia sus perfumes en proporción a sus relaciones íntimas con el fenómeno de la vida, empatiza con las capas geológicas de un país emancipado de sus costumbres más decimonónicas y hábitos culturales endogámicos, 

No hay comentarios: