domingo, 11 de junio de 2017

Miserias Patagónicas




Alguien ameniza prejuicios de toda índole, en el hall del Hotel sureño, a medida que los minutos transcurren y que configuran nuestros estados mentales inconclusos. De la misma manera, muchas mujeres hacen como si hubieran respirado el aire demencial de la incertidumbre, silenciosamente, embelesadas de la inmoralidad implícita de un roce. Sin embargo, siguen mirándose en sus pequeños espejos con sus estuches de vanidad acotada porque deben resignarse al control hegemónico de una sociedad moderna patriarcal.

No hay comentarios: