sábado, 17 de junio de 2017

Miserias Patagónicas


La perplejidad conmovedora de los turistas que observan al paisaje de sus instantes estéticos, cada rostro merece su oportunidad, porque uno de ellos pone la tetera para tomar desayuno lacustre, en algún lugar de Frutillar, durante todo el viaje gourmet es una procesión callejera que legitima diálogos entre personajes ya escolarizados. Después hubo unas divertidas tostadas con mermelada casera.

No hay comentarios: