sábado, 17 de junio de 2017

Miserias Patagónicas


Todavía sigue navegando el rio del tiempo, en ese inefable día de estremecimientos gestuales de jóvenes y mujeres, con sus propias estéticas manifestaciones de gula emblemática, no hay relato suficiente para comprender una conversación insumisa entre dos héroes anónimos que buscan dignificarse ante algo. Incluso, ingresaron posteriormente a una iglesia de antigüedad milenaria. Desde este momento, los pasteles de maracuyá complementaron una pequeña oración. 

No hay comentarios: