sábado, 10 de junio de 2017

Miserias Patagónicas

critica la carencia de cosas imposibles en una habitación de Hotel kuchen, genera complicidades extrañas con las verduras del barrio de la esquina, posee la carencia eterna de esa calle que jamás logró estudiar más allá de la escuela, 

No hay comentarios: