jueves, 1 de junio de 2017

Miserias Patagónicas

Con la proyección evidente de salir abrigados al mundo kuchen que emerge, que nos esperaba cada amanecer, porque esa humedad convierte nuestro sistema de valores en un frágil segundo olvidado, existe la sospecha de que la vida es una encerrona. Incluso, degustando un café más conmovedor. 

No hay comentarios: