miércoles, 3 de mayo de 2017

Miserias Patagónicas

Pero, apesta a medida que somos breves comentarios repentinos, de la loca moral compasiva impuesta por el diagnóstico lacustre de los turistas. Ahora que muchos de sus hijos juegan un juego muy peligroso, no hay café interesante que ayude a decirlo, porque todo cambia. 

No hay comentarios: