miércoles, 31 de mayo de 2017

Miserias Patagónicas




Lo cual nos lleva al problema fundamental del turista: concentrarse a la elaboración de respuestas limitadas pero funcionales a la agenda de adicciones personales provenientes de siglos de consensos modernos y de temores fundados en religiones monoteístas. No solo éstas lo fomentan, pero es más barato mientras estoy haciendo fila para pagar unos churros con azúcar flor.

No hay comentarios: