martes, 16 de mayo de 2017

Miserias Patagónicas


La vida apesta, alguien lo ha dicho. Un breve comentario, los seres humanos en tanto seres adictos a la subjetividad enigmática que los encadena, unos seres dados a la locura de civilizarse y compartir descubrimientos excepcionales sobre su evolución. Porque contra el destino nadie da la talla.

No hay comentarios: