domingo, 2 de abril de 2017

Miserias Patagónicas


Ese querer humano, a veces, irracional existe en tanto espejismo simbólico de las hojas de los árboles de la ciudad de Frutillar. Porque éstas son obra creadora de la naturaleza, ahora mismo, y configuran sobre la variedad humana que disemina conexiones de sentido junto a esas calles de los sándwich terrenales. 

No hay comentarios: