sábado, 29 de abril de 2017

Miserias Patagónicas


De lo que sabemos, solo incertezas indubitables. Porque ese personaje encontraba destellos de la fe, sus heces fecales para mantener su concentración en la muralla y compartir aquéllas veredas provenían de décadas cargadas de promociones populares. Pero sé algo, otro turista pactó con el dolor, después un trozo de pastel extranjero.

No hay comentarios: