jueves, 20 de abril de 2017

Miserias Patagónicas

Lo baladí de vincular un café con las calles etiquetadas por las verdades oficiales de Occidente, sobretodo, ante la naturalización de prejuicios y creencias atávicas diseminadas por veredas impuestas. De este modo, compartir momentos junto a nuestros demonios internos es brindar con la copa desconocida. Pero ojalá. 

No hay comentarios: