jueves, 20 de abril de 2017

Miserias Patagónicas

Para amenizar a la vida misma, arde en preguntas para convertirlas en acontecimientos fundadores y comentarios minimalistas, hay que continuar caminando por esas calles sin nombres propios que encarna el Lago Caburga. 

No hay comentarios: