martes, 11 de abril de 2017

Miserias Patagónicas

Ahora mismo siguen cayendo esas musas intratables de un territorio inhabitado y a la vez inoculado por humanos. Aun cuando las calles del Frutillar urbano proveen de diversos fiambres artesanales y negocios sobre los pecados capitales que validan a sus ciudadanos. Por lo que habrá que volver a visitar sus silencios más pedestres y seductores. 

No hay comentarios: