martes, 25 de abril de 2017

Miserias Patagónicas

Cierta inocencia salvaje de los hijos de los turistas. Incluso, mucho antes que la fundación de las civilizaciones, entonces ya caían las hojas de verano. Por lo que hay olor a calles porteñas de copas rotas.

No hay comentarios: