viernes, 10 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

Las relaciones humanas existentes entre la pasión desatada por culpa de chocolates de cacao para dibujar comentarios azarosos y los ecos que jamás volverán de turistas dispuestos a financiar su deuda a través de tarjetas de débitos adictas al silencio. Por supuesto, esto ocurre ahora mismo producto de una gula enigmáticamente sentenciosa. 

No hay comentarios: