jueves, 2 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas


Esas vanas esperanzas de creer saber lo que significa, en la acción misma, la realidad de todo lo que aparece en el mundo, que atañe a nuestras discusiones civilizatorias y viscerales con nuestros egos circulares, nadie pide todavía su brindis junto a una sinfonía de gestos flemáticos. Por eso, la terraza del Hotel es un lugar preciso para engañarse con total impunidad.

No hay comentarios: