martes, 7 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

La permanencia pertinaz del cambio considera su razón de vivir, nada es para siempre, para dar respuesta a este problema atávico, son personajes ávidos por tener control sobre sus propias singularidades. Pero el Lago suele golpearnos inexorablemente en las zonas erógenas de nuestra propia voluntad. Por lo que oí suele doler harto cuando ocurre.

No hay comentarios: