miércoles, 22 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

Son los días que alguien transformó en fragmentos de un viaje improvisado, desde una planta exótica adornando el negocio lacustre hasta el lenguaje simbólico de música ambiente, nada es para siempre, decía el primer árbol contiguo al Lago Caburga. 

No hay comentarios: