martes, 21 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas


En ese país de las primeras impresiones la mentira es estética callejera provista de breves historias bucólicas. Surge una paradoja conmovedora, por un lado, buscamos afanosamente vivir para tener un pasatiempo fáctico, y, por otro lado, nos diluimos como células a medida que envejecemos. Por lo tanto, la experiencia doméstica de ingerir un jugo natural de arándano es funcional a los claroscuros del turista endeudado. 

No hay comentarios: