jueves, 2 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

La única verdad, íbamos a llegar pronto a Frutillar tras observar el agua dulce del Lago Caburga, es el transcurrir dinámico de la historia humana cuando está determinada por opiniones atomizadas y fragmentadas en pequeñas parcelas de poder hegemónico por medio de la religión secularizada de la razón. Porque no hay ascensión a la trascendencia sin una pérdida relevante del yo. 

No hay comentarios: