sábado, 4 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

Sabemos indudablemente que jugar a las cartas es seguir un curso histórico impregnado del sabor inconmensurable de bípedos con sus pedanterías de café de Posguerra. Mucho se dice de sus confesiones lacustres, no obstante la espiritualidad en desarrollo del Lago ayuda a bajar la glicemia, pero ellos los extranjeros no estiman adecuado hablar en voz alta. Por eso, habrá que seguir absorto en el sufrimiento de uno mismo a la primera bocanada de cierto café artesanal. 

No hay comentarios: