martes, 7 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

Lo inequívocamente lacustre de entender a la vida misma, que alberga espacios de sanidad mental a medida que se observa de modo adictivo, no es definirla bajo el dogma de la hoja de seda, sino entender que somos seres abiertos al abismo, a solas en el mundo, cuando no vislumbramos la posibilidad de una sexta bocanada.

No hay comentarios: