viernes, 10 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas

Surge el inefable rostro de los instantes que cambian. Dice ser frágil y vulnerable ante el estado de cosas existentes que encarna otro mes de verano,  incluso sus hojas de verano navegan en derroteros sinuosos si lo percibimos por causalidad. La caída redentora de las hojas de otoño no es necesariamente saber que lo radical de la existencia humana es la muerte. 

No hay comentarios: