sábado, 4 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas


No acudiremos al mes presente, respecto a esto, porque aburre y no autoafirma su propia existencia, cuyo lugar sagrado de los turistas era Frutillar Bajo, pues mezcla la tranquilidad ancestral de recursos naturales y el sonido redentor de un capitalismo bien fiscalizado por héroes anónimos. Si esto es así, los milagros inesperados que cada día genera a través de mascadas de bocas humanas, parece como si fuera alguien jugara nuestras cartas.

No hay comentarios: