viernes, 3 de marzo de 2017

Miserias Patagónicas


La ausencia de espectáculos humanos para construir calles antiguas con señalizaciones ponderadas es elocuente. Si esa es la cuestión, la vida es una encerrona. Para entender su sentido originario es menester buscarse en la  maravilla siniestra de las regiones de nuestra subjetividad.

No hay comentarios: