viernes, 17 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


Todavía no sabemos el sentido del lago. Sigamos en lo nuestro, los turistas y su comunidad de comunicación íntima, para seguir creyendo que somos expresión de realismo respecto al Hotel que habitan. Si la vida es una encerrona, entonces el chocolate amargo es un Canciller del Siglo XIX.

No hay comentarios: