domingo, 19 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

Surgía su lenguaje, su silencio. Para los activos ayudantes, el almuerzo es un éxito singular si no hay dilema al problema radical de la existencia humana, seguir consumiendo para convertir la propina en progresión geométrica. Durante algunos intervalos de tiempo cronológico, las miradas ausentes se sumaban al encanto peligroso de unos ojos de color turquesa, el gesto humano es inefable. 

No hay comentarios: