viernes, 17 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


Para esto, es necesario señalar la burla cotidiana de otro día en las comunas del Lago Llanquihue, con sus olores furtivos y fiambres decimonónicos, a través de cierta moral impuesta que se difunde mediante los encadenamientos conceptuales de la autoridad y tradición, que concibe para cada calle un estacionamiento. Sin lugar a dudas, cae una hoja de verano y bajó el precio del pan en Frutillar.

No hay comentarios: