martes, 7 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


  Si bien nada es para siempre, entonces debemos abrazar la fugacidad planetaria de oír algo que supera nuestras selfies de visceralidad hegemónica, es un relato minimalista porque evoca exaltación de la naturaleza, por lo que ya no existe el tú y el yo, solo el silencio elocuente del azar. Consultando a mis demonios internos, solo entiendan.

No hay comentarios: