viernes, 17 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

De un momento a otro, se acaba la dicha plena de intentar controlar a la vida, en rigor, no logramos extraer la medula ósea del Lago Llanquihue sin la locura de comer Frutos Secos con Centolla a lo pobre, en el aquí y en el ahora, sus piedras húmedas son una maravilla minimalista que relaja al cine mundo. En otras palabras, él busca sin piedad su gran legado. 

No hay comentarios: