domingo, 5 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

Han pasado algunos instantes y ya los olores son perennes para los extranjeros que caminan con énfasis. Desde quesos artesanales con orificios, pasando por chocolates amargos y mariscos contundentes. Ahora mismo mueren y nacen seres humanos, no de manera fáctica, solo agudizan sus contradicciones gestuales y corporales a medida que observan el menú del negocio X. 

No hay comentarios: