sábado, 4 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

Aquel día el calor reinante era un infierno escasamente glamoroso debido a la tendencia humana de perfumarse de manera asimétrica y poco estética, lo que favoreció un estado de ánimo proclive a recuerdos escolares y de infancias mutiladas. Sin embargo, yo imaginaba a Puerto Varas y su región lacustre, me enamoré de su escatología callejera. 

No hay comentarios: