lunes, 13 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas



La locura de continuar divagando desde la tiranía de lo cotidiano, el hotel y sus estremecedoras situaciones lacustres entre sus trabajadores, para creer que somos dueños de nuestros átomos. Si esto es así, solo quedan las piruetas en un minuto.

No hay comentarios: