domingo, 5 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

Estar existiendo, en las calles principales de Puerto Varas, permite evocar ese proceso sin retorno, mutilado y de encerronas divertidas. La vida es una encerrona. Si asumimos esta verdad de hecho, estamos en las calles convertidas en lugares sagrados para éticas descriptivas, y de una realidad muy interesante. 

No hay comentarios: