lunes, 6 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


Esas piruetas, de lugares imprecisos, que dibujan huellas de nacimiento. Junto al perfume de mujer que perpetra confesiones lacustres. Ahora bien, decirlo es respirar la locura de querer encadenarte al cambio. Porque amar la vida sin lógica, sin razón, sin excesos sibaritas es apreciar algo que trasciende la razón humana.

No hay comentarios: