miércoles, 22 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


Gracias a las preguntas del atardecer sureño, por cuenta propia logró plantearlas, ni siquiera impuso un criterio de moralidad tiránico, captó esa dosis de locura para asimilar la eterna estulticia de las personas cuando no reflexionan en voz alta ante el Lago Llanquihue. De todas formas, ese lugar acontece.

No hay comentarios: