martes, 7 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas


Solo diré que resultó ser una sensación de irrealidad, confusión sensual y un regalo psicodélico para creer nuevamente en la calle de más adelante.

No hay comentarios: