viernes, 24 de febrero de 2017

Miserias Patagónicas

 La calle sigue expandiéndose, con letra chica o grande, para narrar sus propias experimentaciones lo cual es conmovedor si lo asumimos como tal, bajo el instante de peculiaridad humana que impone recuerdos insoportablemente lacustres. No obstante, la cuestión es ser adicto a la observación. 

No hay comentarios: