viernes, 6 de enero de 2017

Simples recuerdos

Mientras tanto hay un país sensible a los acontecimientos históricos radicales del siglo pasado y, con ello, narraciones ideológicas moralizantes con varias décadas de posturas eurocéntricas, excluyendo la ciencia de la calle. Sin diagnósticos genuinamente interesantes, o somos vasallos del inperialismo soviético o imperialismo estadounidense, aparece el fenómeno versallesco de la interpretación desde un dispositivo móvil y a la vez los fascismos posmodernos para legitimar actitudes filosóficas acomodaticias determinado con el canon academicista prevaleciente de 1000 palabras.

No hay comentarios: