jueves, 12 de enero de 2017

Simples recuerdos

Con suma conmoción seguimos describiendo los últimos instantes de las confesiones lacustres del protagonista, lo que considera indispensable en cada acto que ejerce es manifestación precisa de un ser inadaptado y un rebelde incorregible respecto a las señales que propone el destino, con las primeras impresiones tras ese desayuno republicano. 

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...