viernes, 6 de enero de 2017

Simples recuerdos

La cafetería vivía en desarrollo como una célula en el cuerpo humano. Con ello, los adultos confesados estallan en sollozos progresivos de la misma manera su legítima inocencia de alguien que sufre, pero con el anhelo patético de ser tomado en cuenta. No es necesario razonar sobre lo que aconteció en los pasillos callejeros de distintos hostales. Yo observo, luego Charles Chaplin.

No hay comentarios: